La que te debía…

*Te debía un poema. Aquí está.*

Llegó el momento de que te escriba,
momento de sacar los puntos, sacar pus a la herida.
Espero que recibas estas letras, mira…
Llegó el momento que escriba esta despedida.

«Soy bueno», ¿la plena no te suena?
más de mil veces te dije la misma mentira.
Mi ego me engañaba, mi eterna condena.
Pagaré mis pecados gritando sobre la pira.

No fui el único, al unísono mentíamos,
soreíamos al mundo, de espaldas dormíamos.
Tu falda ya no me pertenecía, te lo decía…
En público y privado me contradecías.

Mamá me dijo: «hijo, no te preocupes», dijo,
«el amor a veces hiere pero te dará cobijo.
No siempre el amor ha de ser prolijo,
pero como a ti te duele no debería doler fijo».»

Intentaba complacerte. Servirte de pilar,
pero a ti no te servía verme.
Me dabas sonrisas, sin vida, inertes.
Me sentía más que solo cuando quería quererte.

Cuando te conocí parecías tan bonita y bella.
Calmaste mi dolor, sustituiste las botellas.
Pero solo ibas borrando mis huellas,
por ti olvidé el camino, por ti armaba querellas.

Sabía muy bien que no era tu intención.
No conocías la tormenta dentro de tu corazón.
Con razón, te negabas a usar la razón, y
probamos la savia del árbol de la decepción.

Quizá solo éramos cachorros.
Yo pedía socorro matándome a punta de porros.
Lo que hago con la mano con el codo lo borro.
Sordos aunque el otro llorara a chorros.

El público no aguantó, vacío está el teatro.
Nuestro día se hizo noche por los celos y su manto.
Tenías tanto miedo de chocar con el asfalto.
Cuánto costó aceptar que ya acabó el acto.



Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s