Yo no sabía que jugar con ella era jugar con fuego.

Ella es fuego. Es capaz de calentar a alguien o de quemarlo. Es capaz de preservar la vida o de arrasar con ella. La aman o la odian dependiendo de la circunstancia. No es su culpa, todo depende de que sepan manejarla.