Un fin de semana más (2).

Metío su mano en el bolsillo y saco un arma. Una pistola. Estaba cargada y por el olor, había sido disparada recientemente. Sorió. <>. Puso el arma en su sien, tiro del gatillo y en una milésima de segundo, el proyectil atravesó el cráneo de Manuel, dejando que la sangre formara una nebulosa roja en el aire y luego una figura de arte abstracto, teniendo al asfalto como lienzo.